Noticias

Problemas que surgen cuando te falta fuerza de voluntad

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock

Las excusas son grandes amigas de la falta de fuerza de voluntad, y seguro que si padeces de este mal hábito sabes que los pretextos solo te llevan a eludir tus responsabilidades. La falta de fuerza de voluntad para hacer las cosas acarrea varios problemas que tarde o temprano se harán sentir en tu vida. Conoce en esta nota los problemas más comunes que surgen por la falta de fuerza de voluntad para eliminar las justificaciones que no te permiten avanzar.


Con fuerza de voluntad no se nace, sino que es algo que se trabaja y que se puede aprender. La fuerza de voluntad implica que “sacrifiques” tu presente para forjar tu futuro. Por ejemplo, quizás hoy tienes más ganas de quedarte en casa mirando tele que de ir a la universidad; pero seguramente si siempre haces lo que tienes ganas y no lo que debes hacer para cumplir tus metas, esta actitud te pasará factura en el futuro.


Los 3 problemas más frecuentes que surgen de la falta de fuerza de voluntad



1 – Dejas todo a la mitad


Todo lo que empiezas lo terminas abandonando, y siempre tienes cien excusas para justificarte. Terminar una carrera, lograr tu certificado de inglés, tener tu casa limpia y todo lo que quieras conseguir requiere un esfuerzo, y si no estás dispuesto a hacerlo tendrás que estar dispuesto a aceptar las consecuencias. Visualízate a futuro y piensa como querrías estar dentro de unos años. ¿Sabes que tienes que hacer para conseguirlo? Comprométete, ponle voluntad y trabajo duro y conseguirás todo lo que te propones, y más.


2 – No consigues crear nuevos hábitos

Te has propuesto comer sano, realizar ejercicio físico tres veces a la semana o no perder horas al día en Facebook, pero no lo consigues o lo abandonas a los días de haber comenzado. Las razones no son ni que aparece mágicamente una gran hamburguesa en tu plato cada vez que vas a comer ni que la gran noticia del año te está esperando en la red social: las razones son, sencillamente, que no puedes apartarte de los malos hábitos porque te falta fuerza de voluntad. Una vez más la clave está en pensar en lo que de verdad quieres lograr en tu vida y trabajar por ello.


3 – Comienzas a sentirte mal contigo mismo

La falta de fuerza de voluntad te hará siempre priorizar el placer a las obligaciones y el no poder cumplir con prácticamente nada de lo que te propones también influirá en tu estado de ánimo, más cuando empieces a notar las consecuencias de no haberlo hecho.

Piensa en las recompensas de lograr cumplir tus metas, por ejemplo en lo bien (y aliviado, y más preparado para acceder a mejores oportunidades) que te sentirás cuando consigas tu diploma en inglés, cuando logres salvar los exámenes y te encuentres más cerca de recibirte, cuando hayas logrado hacer del ejercicio tu rutina o con cualquier cosa que te propongas y cumplas. La satisfacción de haber alcanzado las metas gracias al esfuerzo realizado es única, y con esto también se fortalecerá tu autoestima y sabrás que los límites para lograr lo que quieres te los pones tú, y en ti justamente está derribarlos.



Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.