Noticias

4 errores que lamentarás a los 30 si a los 20 no cuidaste tu economía

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Cuando acabas de dejar la adolescencia, seguramente tus pensamientos no estén en la línea de cómo financiarás una casa o cuánto necesitas para abrir tu empresa; pero lo cierto es que tener una buena conducta económica desde temprana edad es una de las claves para no empezar la adultez con el pie izquierdo. Entérate de qué errores económicos cometidos a los 20 podrías arrepentirte a los 30, para esquivarlos y entrar por la puerta grande a la adultez.


Enfocarnos en el aquí y ahora no está mal, lo malo es cuando vives tanto en el presente (una idea cada vez más extendida por parte de la publicidad y el ritmo tan acelerado de vida) que no te preocupas por el futuro, y cuando “el futuro” llega, si no preparaste un plan para esperarlo, te puede devorar. Esto aplica a nivel académico, profesional, de relaciones con los otros y por supuesto también económico, entre otros ámbitos. Y justamente en el último nos vamos a centrar. Descubre los errores más comunes de los jóvenes y sus finanzas.



4 errores financieros que podrías lamentar a las 30


1 – Tener una tarjeta de crédito y endeudarte


Tener una tarjeta de crédito puede parecer muy tentador, pero es uno de los trucos financieros más engañosos. Cuando parece que “no estás gastando nada” porque no ves cómo se te va el efectivo a la hora de comprar, en realidad estás asumiendo una deuda que tarde o temprano, si no quieres peores consecuencias, tendrás que pagar. Y tal vez con unos cuantos billetes de recargo encima.

Compra solo lo que tu bolsillo te permita y huye de las tarjetas de crédito.


2 – No trabajar ni en vacaciones


Aunque no lo necesites para subsistir, trabajar no solamente es bueno para ir ganando experiencia a nivel profesional, sino que te ayudará a entender lo que cuesta ganar dinero. Si la única fuente de ingresos la dejas en manos de tus padres, es probable que al hacerte más adulto no solo no conozcas el esfuerzo de ganarte tu propia plata sino que tal vez no hayas podido ahorrar nada.


3 – Querer independizarte sin saber cómo pagarás la renta


Por fin se te da la oportunidad de ir a vivir solo, con amigos o una pareja, y estás tan emocionado que te embarcas en esta aventura sin haber hecho cuentas y sin saber exactamente como llegarás al segundo o tercer mes de tu ansiada independencia (si no antes) sin tener que llamar a tus padres para que te auxilien de apuro.

No cometas este error, podrías pelearte “con medio mundo” cuando tengas que afrontar gastos de una casa y no tengas como. Hazlo tranquilo, hay tiempo para todo.


4 – Tomar trabajos sin aportes


Como ya mencionamos, es muy difícil para un joven de unos veinte y pocos años pensar en su jubilación, pero es necesario que lo hagas porque ésta un día llegará, y si durante diez años de tu vida aceptaste trabajar sin los aportes legales correspondientes, sin duda te arrepentirás en el futuro.

Haz valer tu trabajo desde el primer momento y exige a tus empleadores que realicen los aportes obligatorios
.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.