Noticias

Cómo protegerse de los chismes en la oficina

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Los chismes de oficina o rumores de pasillo son una forma de agresión entre compañeros de trabajo que no solo afectan y desprestigian al trabajador en sí, sino también a todo el equipo y entorno laboral, dejando un ambiente “cargado” de negatividad, cuando los chismes ya son una constante del día a día. Aprende cómo protegerte de los chismes en la oficina.


Cuando una persona se convierte en blanco de rumores que lo desprestigian como ser humano y trabajador entonces el rumor o chisme inicial pasa a tener una consecuencia mucho más grave que es el mobbing, una situación muy similar al bullying pero en un entorno laboral y entre adultos.


Los rumores sobre una persona pueden tener consecuencias más graves de lo que piensas
, y la desmotivación, depresión, ataques de ansiedad y otro tipo de enfermedades pueden afectar al trabajador víctima de los chismes de sus compañeros. Asimismo a raíz de un rumor una persona puede llegar hasta a perder su trabajo, por lo que es fundamental aprender a protegerse para no convertirse en víctima ni victimario de los chismes de oficina.


4 consejos para protegerte de los chismes de oficina



1 – No digas chismes de los demás

No hacer a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti es más que una “frase hecha”: es una regla básica para todo en la vida. Nada justifica que puedan decir chismes sobre ti, pero si no quieres que te toque esta situación, comienza por no involucrarte tú en este tipo de situaciones desagradables.


2 – Mantén la calma


En general es difícil no tomarse a modo personal las acciones de los demás cuando van contra uno, pero mantener la calma y no responder de la misma manera es fundamental para no hacer de la situación una bola de nieve de agresiones que aumenta a cada momento.


3 – Habla con quien esté esparciendo chismes


Enfrenta, pero de muy buena manera, a la persona que esté expandiendo rumores o chismes sobre ti para ponerle un freno; pero de todas formas ten cuidado y realiza el abordaje desde un lugar contrario al conflicto, ya que si lo haces así estarías entrando en su “juego” y podrías tener reacciones emocionales que luego lamentarías.


4 – Si la situación es grave, háblalo con tu superior


Si el chisme va más allá de un comentario que pretendía ser jocoso o te sientes afectado en algún punto y después de hablar con la persona que lo expandió, ésta no toma responsabilidad en el asunto, ve directamente (o ve de primera, si así lo sientes) a hablar con tu jefe o el responsable de Recursos Humanos. Si hay una situación que te está afectando a nivel laboral y personal y no puedes resolver el conflicto tienes que pedir ayuda a los responsables de la empresa antes de que pase a mayores.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.