Noticias

5 consejos para pedir y conseguir un aumento

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Por más convencido que esté un trabajador de que merece un aumento, lo cierto es que plantear esta situación no deja de generar ciertos nervios; y los nervios justamente pueden jugarnos una mala pasada y no permitir que nuestro reclamo quede del todo claro. Para que esto no te suceda y tu comunicación sea efectiva, chequea lo que debes tener en cuenta para pedir y conseguir un aumento de sueldo.


Por más incómodo que puedas sentirte con la idea de pedir un aumento, si crees que lo mereces debes efectivamente ir y pedirlo, ya que muy probablemente si la propuesta no sale de ti no saldrá de tu jefe y al final puede que te quedes años cobrando lo mismo. Pero ten cuidado: pedir que te suban el sueldo y conseguirlo tiene sus reglas, y conocerlas y respetarlas te dejará más cerca del ansiado aumento. 


Formas en las que podrías destacar para después pedir un aumento


1 – Sé proactivo


Si eres un empleado que destacas, que no es necesario que te estén “marcando la cancha” ni observando constantemente para que hagas las cosas bien, y aportas soluciones y procesos innovadores entonces puede decirse que eres un empleado proactivo.


2 – Demuestra compromiso


Entre otras cuestiones, el hacer tu trabajo de la mejor manera posible no compitiendo con nadie sino superándote a ti mismo demuestra que eres un empleado comprometido. Ser positivo, curioso, proactivo y comprometido son muy buenas habilidades en cualquier trabajador.


Ahora bien, ¿cómo ir y pedir un aumento? Sigue estos consejos:


5 consejos a tener en cuenta para pedir un aumento de sueldo


1 – Ten en claro tu valor

El que tú sepas que eres un empleado valioso que aporta a la compañía no es suficiente, sino que debes hacérselo notar a tu jefe a la hora de pedir un aumento; y para esto es fundamental que lo tengas bien claro. La preparación básica que debes tener porque probablemente te lo pregunten cuando solicites el aumento es conocer tus logros y qué has hecho que le ha aportado a la empresa.


2 – Ten en claro qué aumento quieres


Concretar una reunión con tu jefe, exponer los argumentos por los que mereces la suba y quedarte mudo cuando te preguntan cuánto dinero tienes en mente no parece una buena idea.

Sin que se te vaya la mano, una estrategia efectiva es pedir más de lo que quieres recibir, ya que si finalmente logras el aumento tendrás que negociar y en general la empresa no te dará exactamente lo que pediste sino un poco menos.


3 – Busca el momento adecuado


Tener un “buen timing” también es importante, ya que si abordas a tu jefe en el momento o lugar equivocado para pedirle un aumento, es muy probable que la respuesta sea negativa. Solicítale por correo electrónico una reunión, y cuando llegue el momento expone de forma clara tus argumentos de por qué mereces un aumento.  

Finalmente, algunos especialistas aseguran que si la empresa está pasando un mal momento económico no es recomendable pedir un aumento; aunque lo cierto es que la mayoría de las empresas jamás van a reconocer delante de sus empleados que están pasando por un momento económico espectacular y que se están enriqueciendo… por lo que tampoco te quedarás la vida esperando que algo similar suceda, y si crees merecer un aumento debes hacérselo saber a tu jefe más allá de si en el mercado en general hay una crisis o de si la renta de la oficina aumentó.


4 – Evita compararte

Puedes morir de ganas de compararte con ese compañero que sabes que no hace la mitad del trabajo que haces tú y sin embargo goza del mismo (o mejor) salario. ¡Evítalo! En general, todo tipo de comparaciones son muy desafortunadas; y así como tú eliges compararte con el peor, tu jefe podría elegir compararte con el mejor y rebatir y desplomar todo tu argumento en un parpadeo.

Así como no debes compararte, tampoco la antigüedad por si sola es un pretexto efectivo si quieres lograr un aumento y menos el amenazar con buscar otro trabajo.


5 – Prepárate para un no


Aunque expongas los mejores y más válidos argumentos del mundo, el no hacia tu petición de aumento puede ser una respuesta; y si esto sucede lo mejor para tu imagen profesional es no mostrarte molesto, por más que lo estés.

Si recibes un no, con calma y verdadero interés pregúntale a tu jefe de qué manera podrías mejorar tu trabajo para lograrlo
. Y luego de ponerte a trabajar según las mejoras que te indicó tu jefe, espera por lo menos seis meses para volver a solicitar un aumento.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.